15 de junio – Lunes (XI)

Evangelio: Mateo 5:38–42

(En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:) (38) Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. (39) Pero yo os digo: No repliquéis el malvado; por el contrario, si alguien te golpea en la mejilla derecha, preséntale también la otra. (40) Al que quiere entrar en pleito contigo para quitarte la túnica, déjale también la capa. (41) A quien te fuerce a andar una milla, ve con él dos. (42) A quien te pida, dale; y no rehúyas al que quiera de ti algo prestado.

Comentario

38–42:   Entre los antiguos semitas, de los que procede el pueblo hebreo, imperaba la ley de la venganza. Esto daba lugar a unas interminables luchas y crímenes. La ley del talión constituyó en aquellos primeros siglos del pueblo elegido un avance ético, social, y jurídico notorio. Ese avance consistía en que el castigo no podía ser mayor que el delito, cortando a la raíz toda reiteración punitiva. Con ello, por un lado, quedaba satisfecho el sentido de honor de los clanes y familias y, por otro, se cortaba la interminable cadena de venganzas.

En la moral del Nuevo Testamento Jesús da el definitivo avance, en el que juega un papel fundamental el sentido del perdón y la superación del orgullo. Sobre estas bases morales y la defensa razonable de los derechos personales debe establecerse todo ordenamiento jurídico para combatir el mal en el mundo. Los tres últimos versículos se refieren a la caridad mutua entre los hijos del Reino; caridad que presupone e impregna la justicia.

Publicado en Tiempo Ordinario | Comentarios desactivados en 15 de junio – Lunes (XI)