11 de diciembre – Viernes (San Dámaso I, papa)

Evangelio: Mateo 11:16–19

Reproches contra la incredulidad

(16) (En aquel tiempo, Jesús dijo:) ¿Con quién voy a comparar esta generación? Se parece a niños sentados en las plazas que, gritando a sus compañeros, (17) dicen:

Os hemos cantado al son de la flauta y no habéis bailado;
os hemos cantado lamentaciones y no habéis llorado.

(18) Porque ha venido Juan, que no come ni bebe, y dicen: Tiene un demonio. (19) Ha venido el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: Mirad un hombre comilón y bebedor, amigo de publicanos y pecadores. Pero la sabiduría se acredita por sus propias obras.

Comentario

16–19:   Con la alusión a alguna canción popular o a un juego de los niños de entonces, Jesús reprocha a los hombres que se resisten a reconocerle la sinrazón de sus excusas. Desde el principio de la historia humana el Señor se ha esforzado por atraer a todos hacia Sí: «¿Qué debía hacer yo por mi viña que no haya hecho?» (Isaías 5:4). La respuesta de los hombres ha sido con frecuencia de rechazo: «¿Cómo esperando que diese uvas dio agrazones?» (Isaías 5:4).

Condena también el Señor la maledicencia: puede haber quienes para justificar su actuación ven pecado donde sólo hay virtud. «Cuando descubren claramente el bien –escribe San Gregorio Magno–, escudriñan para examinar si hay además algún mal oculto» (Moralia, 6,22). El ayuno del Bautista lo interpretan como obra del demonio; a Jesús, en cambio, le llaman glotón. El Evangelista no tiene reparo en referir las acusaciones y calumnias que se dijeron contra el Señor. De otro modo no hubiéramos ni siquiera imaginado la malicia de los hombres que se ensañaron con Aquel que pasó por el mundo haciendo el bien (Hechos 10:38). En otras ocasiones el mismo Jesús advirtió a sus discípulos que serían tratados lo mismo que Él (Juan 15:20).

Las obras de Jesús y de Juan Bautista testimonian que uno y otro, respectivamente, llevan a cabo lo que la sabiduría divina había determinado para la salvación de los hombres: el hecho de que algunos no lo reconozcan no va a impedir que se cumplan los planes de Dios.

Publicado en Adviento, Mateo | Comentarios desactivados en 11 de diciembre – Viernes (San Dámaso I, papa)