19 de octubre – Sábado (San Juan de Brébeuf y San Isaac Jogues, presbíteros y compañeros, mártires)

Evangelio: Lucas 12:8–12

(En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:) (8) Os digo, pues: todo el que me confiese ante los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará ante los ángeles de Dios. (9) Pero el que me niegue delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios

(10) Todo el que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, será perdonado; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no será perdonado.

(11) Cuando os lleven a las sinagogas, y antes los magistrados y las autoridades, no os preocupéis de cómo defenderos, o qué tenéis que decir, (12) porque el Espíritu Santo os enseñará en aquella hora qué es lo que hay que decir.

Comentario

8–9:   Conclusión lógica de la enseñanza anterior de Cristo: peor que los males corporales, incluida la muerte, son los males del alma –esto es, el pecado–. Quienes por miedo a los sufrimientos temporales niegan al Señor y no son fieles a las exigencias de la fe caerán en otro mal mucho peor: serán negados por el mismo Cristo en el día del juicio. Por el contrario, quienes sufran por fidelidad a Cristo penalidades en esta vida recibirán el premio eterno de ser reconocidos por Él, y serán partícipes de su gloria.

10:   La blasfemia contra el Espíritu Santo consiste en atribuir maliciosamente al demonio las acciones sobrenaturales. El hombre que adopta tal disposición impide que le llegue el perdón de Dios y, por esto, no puede ser perdonado (cfr. Mateo 12:31; Marcos 3:28–30). Jesús comprende y excusa la flaqueza del hombre que se equivoca, en cambio no tiene esa actitud indulgente con aquel que cierra los ojos y el corazón a las admirables obras del Espíritu; así obraban los fariseos que acusaban a Jesús de arrojar los demonios en nombre de Beelzebul; así actúa el incrédulo que niega la manifestación de la bondad divina en la obra de Cristo; negándola, rechaza la invitación que Dios le hace y se sitúa fuera de la Salvación (cfr. Hebreos 6:4–6; 10:26–31).

Publicado en Lucas, Tiempo Ordinario | Deja un comentario