21 de enero – Sábado (II)

Evangelio: Marcos 3:20–21

Inquietud de los parientes de Jesús

(20) (En aquel tiempo, Jesus) llega a casa; y se vuelve a juntar la muchedumbre, de manera que no podían ni siquiera comer. (21) Al enterarse sus parientes fueron a llevárselo, porque decían que había perdido el juicio.

Comentario

20–21:   Algunos de sus parientes, dejándose llevar de pensamientos meramente humanos, interpretaron la absorbente dedicación de Jesús al apostolado como una exageración, explicable –en su opinión– sólo por una pérdida de juicio. Al leer estas palabras del Evangelio, no podemos por menos de sentirnos afectados pensando en aquello a lo que se sometió Jesús por amor nuestro: a que dijeran que había «perdido el juicio». Muchos santos, a ejemplo de Cristo, pasarán también por locos, pero serán locos de Amor, locos de Amor a Jesucristo.

Publicado en Marcos, Tiempo Ordinario | Deja un comentario