14 de octubre – Miércoles (San Calixto I, papa y mártir)

Evangelio: Lucas 11:42–46

(42) (En aquel tiempo, Jesús dijo:) ¡ay de vosotros, fariseos, porque pagáis el diezmo de la menta, de la ruda y de todas las legumbres, pero despreciáis la justicia y el amor de Dios! Esto es lo que hay que hacer sin omitir aquello. (43) ¡Ay de vosotros, fariseos, porque apetecéis los primeros asientos en las sinagogas y los saludos en las plazas! (44) ¡Ay de vosotros, que sois como sepulcros disimulados, sobre los que pasan los hombres sin saberlos!

(45) Entonces, cierto doctor de la Ley, tomando la palabra, le replica: Maestro, diciendo tales cosas, nos ofendes también a nosotros. (46) Pero él dijo: ¡Ay también de vosotros, los doctores de la Ley, porque imponéis a los hombres cargas insoportables, pero vosotros ni con un dedo las tocáis!

Comentario

42:   Según la Ley de Moisés había que pagar el diezmo de las cosechas (cfr. Levítico 27:30–33; Deuteronomio 12:22 ss.; etc.) para contribuir al sostenimiento del culto en el Templo. Los productos insignificantes no estaban sujetos a esta Ley.

La ruda es una planta amarga y medicinal que se usaba antiguamente entre los judíos. Se discutía entre ellos si la ruda debía entrar o no en el pago de los diezmos. Los fariseos, llevados de una extrema meticulosidad, enseñaban que debía pagarse.

44:   Según la Antigua Ley quien tocase una sepultura quedaba impuro durante siete días (Números 19:16); sin embargo, podía ocurrir que con el paso de tiempo, a causa de la tierra acumulada y de la hierba que la cubría, la sepultura quedase imperceptible para quien pasara por encima. El Señor toma esta símil para desenmascarar la hipocresía de sus interlocutores: son cumplidores de los más pequeños detalles pero olvidan los deberes fundamentales, la justicia y el amor a Dios (v.42). Limpios por fuera y al mismo tiempo con un corazón lleno de malicia y podredumbre (v.39), disimulan para parecer justos y, como viven de las apariencias, se preocupan por cultivarlas; saben que la virtud es motivo de honor, y se interesan por simularla (v.43). Esto es, su vida se caracteriza por la doblez y el dolor.

Articulo publicado en Lucas, Tiempo Ordinario. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.